Iglesia Centro de Esperanza Familiar

instituto-cdef-final

¿por qué levantar un instituto bíblico?

La fe cristiana esta basada en la revelación de la verdad de Dios transmitida a través de su palabra. La manera más segura de entender esta verdad y guardarnos de doctrinas falsas, es a través del conocimiento de la palabra de Dios con la revelación del Espíritu Santo. Muchas veces tenemos cristianos y aun líderes que han oído lo que otro dice acerca de la palabra pero nunca han pasado tiempo estudiando la palabra. La Biblia nos enseña que los creyentes en Berea eran más nobles que los de Tesalónica, porque comparaban las enseñanzas de Pablo con lo que enseña la Biblia. Es hora que el cuerpo de Cristo estudie y entienda las verdades de la palabra de Dios para mantenerse firme en la verdad y poder hablar, con toda autoridad, las buenas nuevas al inconverso.

Un instituto bíblico trae una manera de instruir, edificar y adiestrar generaciones de lideres cristianos, ya sean ministros o laicos, para impactar el mundo en todas las áreas a las cuales ellos han sido llamados, llevando una palabra de aliento y una mejor forma de vida a cada hogar de nuestras familias, comunidad, y sociedad para la Gloria de Dios. Por eso, debemos levantar institutos bíblicos en todo el mundo, pero no cualquier tipo de instituto. Estos deben ser institutos “vino nuevo” que sean de fe, prácticos y no teóricos, y que contengan ministración, impartición, y activación. El ingrediente sobrenatural es central y esencial. Basta ya de tener instituciones teológicas muertas que son solo teóricas, en que el estudiante sale con más dudas que con las que entró. Es tiempo que creamos la palabra de Dios, la vivamos, y ayudemos a otros a hacer lo mismo.

¡Te invitamos a ser parte del Instituto al mundo CDEF!

declaración de propósito

Instituto Al Mundo CDEF fue fundado con el propósito de enseñar, equipar y adiestrar lideres cristianos, para que lleven una vida de servicio a nuestro Señor Jesucristo; ya sea en la iglesia o en el mundo secular. Dios creó este Instituto para ayudar a las iglesias locales a formar siervos útiles para toda buena obra, a fin de que vivan de una manera sobrenatural a través de los dones del Espíritu Santo. Por lo cual, la administración, la facultad, el personal y los voluntarios están dedicados al entrenamiento de aquellas personas que han de servir en la evangelización mundial. Como tal, los certificados otorgados por esta institución son diseñados, principalmente, para vocaciones de índole cristiana.

la visión

Nuestra visión es entrenar lideres cristianos a traer el poder sobrenatural de Dios a esta generación a través de:

  • Enseñar con excelencia la sana doctrina del evangelio completo de la Palabra de Dios.
  • Equipar a los creyentes y desarrollar su carácter, su propósito y los dones sobrenaturales dados por el Espíritu Santo.
  • Adiestrar de una manera práctica, a muchas generaciones de lideres cristianos, ya sean ministros o laicos, que impacten el mundo en todas las áreas a las cuales estos han sido llamados.

Queremos que el nombre de Cristo sea exaltado y que las almas que no le conocen como Salvador, reciban la salvación.

PRÓXIMAS CLASES

declaración de fe

La Biblia. Creemos que la Biblia es la palabra de Dios inspirada, infalible e inmutable, desde Génesis hasta Apocalipsis (2 Timoteo 3:16).

Un Dios en Tres Personas. Creemos en Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, y que los tres son uno (1 Juan 5:7)

La Deidad de Jesucristo. Creemos que Jesucristo es el Unigénito Hijo de Dios, nacido de una mujer virgen; que fue crucificado, murió y resucito al tercer día; ascendió a los cielos y ahora está sentado a la diestra de Dios Padre. (Isaías 7:14, Lucas 1:30-35; Hechos 2:25-36)

La Salvación. Creemos que la salvación se obtiene por medio del arrepentimiento y la confesión de pecados; es dada por gracia divina; (no por obras) y se recibe por la fe en Cristo Jesús; pues Él es el único mediador entre Dios y los hombres. (Hechos 4:11-12; Efesios 2:8; 1 Timoteo 2:5)

La Resurrección de los Muertos y la Vida Eterna. Creemos en la segunda venida de Cristo por su pueblo, que todos los muertos resucitaran (salvos y no salvos), que los cristianos que estén vivos serán arrebatados por Jesús, y que todos pasaran por el juicio de Dios. Los creyentes tendrán vida eterna con Jesús y comparecerán ante el tribunal de Cristo, mientras que los incrédulos resucitaran para condenación eterna y serán juzgados en el Gran Trono Blanco de Dios. (Daniel 12:1-2; 1 Tesalonicenses 4:13-17; Romanos 14:10; Apocalipsis 20:11-15)

La Santificación. Creemos en la santificación como una obra hecha instantáneamente en el espíritu, pero que, también, debe ser desarrollada progresivamente en el alma y en el cuerpo de todo hijo de Dios (Hebreos 12:14; Romanos 6:19-22).

Creemos en el Bautismo en el Cuerpo de Cristo. Por el cual la persona acepta a Jesús, tiene un nuevo nacimiento y pasa a formar parte del cuerpo de Cristo y de su vida eterna (1 Corintios 12:27).

Creemos en el Bautismo en Aguas. Como símbolo de identificación con la muerte al pecado, y con la resurrección de Jesús para vida eterna (Romanos 6:4).

Creemos en el Bautismo del Espíritu Santo. Con la evidencia de hablar en otras lenguas, y que a través de este bautismo se recibe el poder para ser testigo de Jesús por todo el mundo (Hechos 1:8; Hechos 2:4).

La Imposición de Manos. Creemos que esta es una de las maneras de transmitir bendición, sanidad y poder de Dios, de un ser humano a otro (Hechos 8:15-17; 1Timoteo 4:14; 2Timoteo 1:6).

  • Los Ministerios Gubernamentales. Creemos que el apóstol y el profeta son ministerios gubernamentales que establecen el fundamento y la doctrina bíblica de la iglesia. (Efesios 2:20; 3:5)
  • El Ministerio Quíntuple. Creemos que los cincos ministerios mencionados en Efesios 4:11 son dones dados por Dios para el cuerpo de Cristo. (Efesios 4:11)

  • El Gobierno Apostólico. Creemos en establecer el gobierno apostólico en la iglesia local, con un apóstol como cabeza, un profeta como parte del gobierno, ministros y ancianos. (Efesios 4:11 y Hechos 14:23)

  • El Reino de Dios. Creemos en el Reino de Dios como gobierno y en la persona de Jesús como Rey, como dos verdades absolutas y máximas. (Juan 3:3; Hechos 8:12; Romanos 5:17; Hebreos 12:28)

  • El poder Sanador y Libertador del Reino. Creemos en el poder del Reino para sanar a todos los enfermos, echar fuera demonios y hacer milagros, maravillas, señales y prodigios. (Marcos 1:32-34; Juan 14:132; Mateo 12:28)

  • La Fe. Creemos que sin fe es imposible vivir una vida agradable a Dios, y que por ella se heredan las promesas ( Hebreos 6:12; 11:6).

  • Predicar el Evangelio. Creemos en expandir el evangelio del Reino de forma local, nacional y mundial, por todos los medios disponibles (Mateo 24:14).