Iglesia Centro de Esperanza Familiar

cdp
c1
c2
c3

¡Únete a una Casa de Paz!

Las Casas de Paz son una parte fundamental de nuestro ministerio.  En estas Casas de Paz, sucede lo mismo que en la iglesia, porque cada líder lleva el “patrón de la casa,” y lo establece en su Casa de Paz.  Esto quiere decir que en cada Casa de Paz se ven milagros, sanidades, liberación, oración, intercesión, adoración, impartición de la palabra de Dios y cielos abiertos para recibir bendición al igual que en la iglesia.

Jesús nos dice hoy: “Vayan a restaurar las relaciones rotas con Dios y también entre los hombres.”  Una Casa de Paz es una familia que abre las puertas de su hogar para recibir a vecino, familiares, y amigos, con el fin de compartir el evangelio del Reino en armonía.

Es un lugar donde se ora por las necesidades de la personas, se alaba a Dios, se enseña Su palabra, y se cuida espiritualmente a cada persona que va llegando.  Cuando el grupo supera las ocho o diez personas, se multiplica.  Se selecciona un líder, a quien se le asigna un sub-líder, y se le envía a otra Casa, donde repetirán el patrón que aprendieron en su Casa de Paz.

¿Qué es una Casa de Paz?

Una Casa de Paz es un lugar en la ciudad donde está presente la misma unción, el mismo poder sobrenatural y la misma presencia de Dios que reposa en nuestra iglesia principal. Es un centro que se abre para recibir vecinos, familiares y amigos, con el fin de compartir el evangelio del Reino.

¿Quién estableció las Casas de Paz?

Jesús fue el primero en establecer una Casa de Paz. En cualquier casa donde entréis, primeramente, decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros (Lucas 10:5-6).

Los apóstoles seguían el mismo patrón: Todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo (Hechos 5:42). Las Casas de Paz son una parte fundamental de nuestro Ministerio. Semana a semana, miles de personas se reúnen en nuestras casas, y éste es considerado el servicio más concurrido de la Iglesia.

Propósito de las Casas de Paz

Las Casas de Paz son una extensión de la casa principal, impregnadas con su visión y unción, con tres propósitos fundamentales:

Evangelizar, es decir, anunciar las buenas nuevas del evangelio del Reino de Dios.

Dar cuidado pastoral a las personas que asisten, supliendo sus necesidades espirituales y orando por ellas.

Formar grupos en los que se pueda compartir un tiempo de amor filial en un ambiente familiar.

«Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar
y predicar a Jesucristo»

Hechos 5:42

Estamos aquí para decirte que Dios está interesado en tener una relación estrecha con cada persona.  Por esta razón, envió a Jesús a morir en la cruz, con el propósito de borrar nuestros pecados y reconciliarnos con El.  Nos dio salvación, sanidad, liberación, vida nueva, y abundante gracia y favor.